Ser mujer es genial

¡Feliz Día Internacional de la Mujer!

Desde 1975, las Naciones Unidas celebran el 8 de marzo el Día Internacional de la Mujer, en conmemoración a la lucha histórica que las mujeres han llevado a cabo en pro de participar en la sociedad en pie de igualdad con el hombre. Si bien, en un principio, se utilizó esa fecha en recuerdo del grupo de mujeres trabajadoras que en 1857 se echó a las calles de Nueva York en reclamo a la igualdad laboral, actualmente sirve para reivindicar el papel de la mujer en una sociedad global.

Hoy, más de 100 años después de aquel día, volvemos a celebrar un nuevo Día de la mujer como símbolo de todos los logros políticos, económicos y sociales que el sexo femenino ha logrado en estos años.

Sí, yo sé que ser mujer no es cosa fácil; batallamos con dolores cada mes, las hormonas nos vuelven locas y todavía peleamos por igualdad ante la sociedad. Sin embargo, sobre la balanza, son muchas más las virtudes y gozos que podemos disfrutar al ser ¡orgullosamente mujeres!

Además de tener un Día internacional dedicado a nosotras, el 8 de marzo, ser mujer es fabuloso; podemos usar maquillaje, llorar sin vernos débiles, disfrutar del ladie’s night en los clubs y mucho más.

Lo mejor de ser mujer para mi es:

Dar vida

Musicoterapia-transformar-mujer-embarazada-FotoShutterstock_MEDIMA20170217_0158_31

Uno de los privilegios de ser mujer que no tiene comparación es el dar vida. Llevar a un pequeño ser durante 9 meses en el vientre es una sensación inigualable que si bien conlleva cansancio e incomodidad, nada se compara con los pros de sabernos madres.

Vivimos más

alimentos-ricos-fitoestrogenos

Se estima que la expectativa de vida de las mujeres supera a la de los hombres, quizá sea por nuestra propia naturaleza o genética, pero es algo para disfrutar, ¿no crees?

Podemos hacer de todo

superwoman

¿Has escuchado la palabra “multitareas” o “multitasking”? Bueno, pues es una virtud de la que las mujeres podemos presumir, ya que somos capaces de hacer varias cosas y lo mejor, al mismo tiempo.

Por ejemplo, en este momento me encuentro viendo la tele, estoy escribiendo este artículo y chateo con mi novio.

Multi orgásmicas

0002BKCAGH32XK4U-C122-F4.jpg

¡La envidia de todos los hombres!

Aunque no es de ley, muchas mujeres son capaces de experimentar más de un orgasmo en una relación sexual, lo cual permite gozar del placer de forma única.

Mejor comunicación

4-peinados-que-debes-probar-para-usar-en-la-oficina-1.jpg

Sí, ya sé que hablamos hasta por los codos, pero además de esto, nuestro cerebro nos permite utilizar un vocabulario mucho más amplio así como más de una forma de comunicarnos que a los hombres no se les da tan bien.

Fortaleza y sensibilidad

DQmeLu9mKz5uNqiUfNZDZaxpe3opmPmfuqmGd6uytkwESJY

Una combinación perfecta; las mujeres podemos ser tan frágiles como un pétalo de rosa y tan fuertes como un roble al mismo tiempo sin que parezca crisis de identidad, tomando lo mejor de nosotras mismas para afrontar las situaciones según lo ameriten.

Tenemos solución para todo

accesorios-esenciales-para-toda-mujer

¿Alguna vez te han pedido algún consejo, una medicina o incluso papel higiénico? ¿Habías analizado que casi siempre tienes lo que te piden al alcance? Esto es algo que desde adolescente me pasa. No sé si será gracias a nuestro agudo sentido de intuición o instinto maternal que nos hace cargar hasta con el paraguas por si es necesario.

Como puedes ver, ser mujer es fabuloso, así que olvídate de los cólicos o el dolor de los tacones y disfruta a lo grande.

Fuente: https://www.vix.com/es/imj/6006/por-que-es-genial-ser-mujer

¿Qué Soy?

¿Qué soy? Me inspiró Shirley Varnagy.

Nunca me gustó Wagner. Cuando llegaba a un lugar y veía a las personas deleitarse con su melodía, sabía que era hora de partir: no soy facista. A Wagner no le faltaba talento, pero sí valores. Mi punto de encuentro con el socialismo es La Caution, parece que tengo el oído musical de izquierda. Me interesó Marx hasta que mi padre me contó que en Estados Unidos tenía un buen lugar donde quedarse por vacaciones pero no tenía con qué pagarlo: soy capitalista. No puedo evitar deleitarme con las pinturas de Frida Kahlo: sólo en ese instante soy capitalista: Suena tan contradictorio como el mural que hizo Diego Rivera para el símbolo del capitalismo: Rockefeller. Creo en Dios, no en el partido: no soy comunista.Rechazo la opresión, pero también la guarimba: soy neutral, excepto con la injusticia. No converso con mis amigos, hablo: soy odiosa para algunos, periodista para otros. Bailo merengue con Omar Acedo: soy de izquierda, pero no tengo los dos pies izquierdos. René Velazco es también el ídolo de mi generación: soy de ultraderecha, según la claisificación de Roque Valero. Soy católica, estudié en la Universidad Católica Santa Rosa, siempre fui en jean, tuve novios de otras religiones, pero nunca dejé de hablar con Dios: soy reformista protestante. No negocio con terroristas: soy uribista, de ultraderecha según el Gobierno; pero creo en el diálogo para alcanzar la paz, como Rabin con Arafat: soy laborista.

Siempre he sido irreverente, ocurrente y elocuente, por eso creo en la autodeterminación de los pueblos: soy socialista. ¿A quién no le gusta Disney World?: soy liberal pitiyanqui. Comulgo con la visión de Bachelet, apoyo el socialismo con apertura de mercado: soy de centroizquierda.

Me gusta la hallaca: soy de centro. pero me siento a la derecha: soy de centroderecha.

Mis padres me enseñaron a trabajar muy duro, pero mi religión me enseñó a ayudar al prójimo: soy capitalista, pero lo comparto como socialista. Creo en la libertad, pero no en el libertinaje: soy bolivariana. No me educaron para defender la patria, sino para construirla: soy civil. En mi trabajo no soy de oposición ni soy oficialista: soy periodista. Pero ante todo, siempre seré ciudadana y para mí Venezuela es una sola, libre de etiquetas. En fin, así podría seguir toda la noche. Concluyo que una mujer son todas las mujeres -me puse sexista porque eso es revolucionario- y que no estaría mal derrumbar las etiquetas y mirarnos a los ojos. Tal vez allí nos encontremos todos.